ACTITUD POSITIVA GRACIAS A TU ALIMENTACIÓN

Por Ana Díez, médico de familia y experta en nutrición

 

En Tierra de Sabor somos conscientes de que no siempre vas a ser feliz, pero nos esforzamos para que cada día disfrutes de momentos especiales para ti, y si están acompañados de "bocados de felicidad" made in Castilla y León, seguro que te saben mucho mejor.

 

A lo largo de la vida, todos nos vamos a encontrar con situaciones agradables y otras que lo son menos. Nuestra forma de responder ante estas situaciones determinará la manera de manejarlas y el resultado final.

 

La actitud se desarrolla a partir de los sentimientos y pensamientos internos y es inherente a cada uno. Sin embargo, esta actitud se puede cambiar para enfocarlo todo de una manera más positiva y lograr cambios en nuestro entorno. Las actitudes positivas estimulan la aparición de pensamientos y acontecimientos también positivos.

 

En conclusión, una actitud positiva conlleva más sentimientos positivos, alegría para vivir y esto produce bienestar y felicidad. Ser optimista ayuda a ver los problemas desde otra perspectiva y a encontrar una solución más adecuada y rápida.

 

Esta actitud mental positiva nace con nosotros, pero también podemos entrenarnos para adquirirla. Contamos con dos poderosas armas para lograr esta actitud positiva como son la alimentación y el ejercicio físico. Por supuesto, tienen que acompañarse de la voluntad de lograr ese cambio.

 

El ejercicio físico libera las tensiones acumuladas en situaciones de estrés, lo que ya predispone a una mejor actitud. Por su parte, una alimentación sana y equilibrada consigue que esta mejor actitud se mantenga día a día.

 

Diversos estudios científicos han demostrado la relación entre el estado de ánimo y los alimentos ingeridos:

 

  • Así, las situaciones depresivas generalmente empujan a consumir más cantidad de carbohidratos simples y alimentos procesados. De forma inversa, en estos estados la ingesta de ácidos grasos poliinsaturados, proteínas y micronutrientes tiende a descender.

 

  • Por otro lado, en las situaciones de ansiedad tiende a disminuir la ingesta de ácidos grasos omega 3 y minerales como el manganeso, cobre y zinc. En estos estados, además, la calidad general de la dieta desciende de forma significativa.

 

Todo esto indica que, puesto que no podemos evitar que aparezcan situaciones negativas, hemos de poner todo el empeño de nuestra parte con la práctica de ejercicio y una alimentación sana, equilibrada y variada. Y, de esto último, nuestra comunidad autónoma es abundante y rica.

 

Y la mejor muestra de que en Tierra de Sabor tienes en tu mano mantener una actitud positiva apoyada en la alimentación es nuestro Market. A un solo clic tienes cientos de productos de calidad excepcional, sin gastos de envío y que te llegan directamente del productor, sin intermediarios. ¡Porque es más fácil mantener una actitud positiva si tu entorno es proclive a ello! Cuenta con nosotros, te acompañamos para que tu actitud y tu alimentación sean cada día mejor.

detalle_imagen_galeria_tds