¡Día Mundial de la Alimentación!

Por Ana Diez, medico de familia y experta en nutrición

Todos los días del año son “días de”; son días en los que se anima a celebrar algún acontecimiento. Aunque hay quien dice que tanto “día de” acaba cansando, lo cierto es que hacen mucha falta. Estos “días de” nos ayudan a sensibilizarnos sobre los numerosos problemas que acechan a la población, sobre el desarrollo sostenible, los derechos humanos y la salud. Sirven de recordatorio. Pretenden llamar la atención de los medios de comunicación para que la opinión pública no olvide que existe un problema sin resolver. Es decir, el objetivo es doble: por un lado, que los gobiernos tomen medidas y, por otro, que los ciudadanos conozcan mejor los problemas existentes y exijan a sus representantes que actúen.

 

El 16 de octubre es el día que la FAO designó como Día Mundial de la Alimentación con el objetivo de disminuir el hambre en el mundo. Este año 2020 hace una llamada mundial a la solidaridad para conseguir que los alimentos saludables lleguen a todos los lugares del planeta, especialmente a las zonas más desfavorecidas por la crisis del COVID-19.

 

Una buena salud depende de muchos factores, y la alimentación es uno de ellos. La dieta mediterránea, basada en la alimentación tradicional de los países del Mediterráneo, incluye no solo una alimentación rica y saludable, sino que se refiere a las recetas, las formas de cocinar, la actividad física. En definitiva, viene determinada por el estilo de vida.

 

La dieta mediterránea, un estilo de vida saludable 

Bajo este término se incluyen alimentos tomados de forma natural, como el aceite de oliva virgen extra, utilizado para cocinar y condimentar las ensaladas, frutas y verduras en abundancia de variedad y colores. También, las exquisitas legumbres, que entre otros nutrientes aportan proteínas y fibra, frutos secos, ricos en vitaminas y minerales. No puedo olvidarme del pan y cereales integrales, que ayudan a disminuir los niveles de colesterol en la sangre y estimulan el movimiento intestinal. Leche, yogures, queso… las variedades de lácteos de Castilla y León es única y aportan el calcio necesario para nuestros huesos. La carne roja y los huevos con moderación, y pescado en abundancia.

 

Esta riquísima dieta tiene que estar acompañada del ejercicio físico, diario y regular, con el que ponemos en movimiento nuestro aparato locomotor y con él, todo nuestro organismo y agua en cantidades importantes.

 

Toda esta gran despensa de productos tenemos la suerte de tenerla en Castilla y León, no necesitamos buscarlos fuera. De hecho, es la despensa más grande de Europa. Además, amparados bajo el sello de Tierra de Sabor se garantiza su máxima calidad y su origen.

 

Los tenemos en cantidad, variedad y calidad más que suficientes como para poder disfrutarlos y beneficiarte de ellos. Podemos consumirlos en cualquier comida del día y, al tener un origen cercano, resultan más asequibles que otros. Además, con su consumo, beneficiamos a los agricultores y ganaderos de nuestra comunidad. ¡Y ahora más cerca que nunca! Tienes disponible todos estos productos a un solo clic en el nuevo Market Tierra de Sabor.

 

¿Necesitas alguna razón más para consumirlos?

See video