Frutas y verduras, ¡tus mejores aliadas!

Por Ana Díez, médico de familia y experta en nutrición

 

Las frutas y las verduras son elementos indispensables en una dieta saludable, por lo que tienen que estar presentes en nuestra mesa todos los días. Aunque no hay ningún alimento que por sí mismo prevenga de ninguna enfermedad, está científicamente demostrado que las frutas y las verduras sí contribuyen a la prevención de enfermedades graves como las patologías cardiovasculares, la obesidad, la diabetes e, incluso, el cáncer. De hecho, según la OMS, cada año podrían salvarse 1,7 millones de vidas si se aumentara adecuadamente su consumo.

 

La cantidad diaria recomendada de frutas y hortalizas es de 5 al día. Estos alimentos deberían ser preferentemente de proximidad, con el fin de favorecer la economía local y evitar un aumento de la huella de carbono. Por supuesto, tendrán que ser de temporada para que sean más sabrosas y con mayor contenido en nutrientes. Cuestiones que tienen fácil solución en Tierra de Sabor, pues los productos del sello del corazón amarillo son de productores regionales.

 

Si hablamos de frutas, desde las manzanas reinetas o las peras de conferencia del Bierzo hasta las cerezas o manzanas reinetas del Valle de Las Caderechas, las cuatro con figuras que atesoran su calidad. Pero también puedes encontrar fresas y diferentes frutos del bosque como arándanos, frambuesas o moras, además de sandía o melón. En cuanto a las hortalizas, su abanico es muy amplio y comprende la práctica totalidad de los manjares que nacen en nuestros campos.

 

En contra de algunos mitos sobre su consumo, el momento de su ingesta es indiferente si se piensa en si engordan o no. Tendrán las mismas calorías consumidas en ayunas que como postre. Sí será recomendable tomarlas antes de las comidas si se busca un efecto saciante y, por lo tanto, se pretende reducir la ingesta de otros alimentos. Pero no es cierto que su consumo como postre provoque su fermentación o la haga más indigesta.

 

En cuanto al hecho de pelar o no la fruta, se procederá según el gusto y la tolerancia de cada uno, puesto que no es considerablemente mayor la cantidad de nutrientes en la piel que en la pulpa de la fruta. Únicamente, como recomendación importante, hay que destacar la necesidad de lavar adecuadamente la fruta y la hortaliza cuando van a ser consumidas en crudo y sin pelar. Porque siempre es recomendable su consumo en crudo y entera, como la mejor manera de ingerir toda la fibra que presentan, tan importante para activar el tránsito intestinal y ayudar a eliminar el colesterol a través de las heces.

 

Es aconsejable variar del tipo de fruta y hortaliza ingeridas para, así, asegurarnos de tomar todas las vitaminas posibles.

 

Por último, y aunque también sea contradecir muchos mitos, no son alimentos prohibidos para los diabéticos. Estos pacientes tienen que tener una adecuada planificación de su dieta en la que se incluyan tipos de frutas y hortalizas y la cantidad de cada una de ellas.

 

Hay tal variedad de formas y colores que resultará difícil que alguien no encuentre una fruta o verdura que sea de su agrado.

detalle_imagen_galeria_tds