Gastronomía y arte en Riaza

A más o menos una hora de Madrid, Segovia, Soria, Burgos y Valladolid se encuentra Riaza. No es un cruce de caminos sino el destino obligado de todos los que buscan encontrarse rodeados de belleza. Su singular ubicación y el entorno natural en el que se encuentra han convertido durante siglos a este municipio segoviano en morada temporal de destacados personajes.

 

Su principal activo turístico es la Plaza Mayor porticada, declarada Conjunto Histórico Artístico en 1970 y única en el mundo por ser un coso taurino durante todo el año. En uno de sus vértices se sitúa la iglesia de Nuestra Señora del Manto con un imponente campanario de 33 metros de altura y destacadas obras de arte en su interior.

 

Un paseo por este municipio turístico es un regalo único no sólo por las casas blasonadas y las típicas moradas riazanas sino por los miradores, puertos de montaña e incluso una estación de esquí, La Pinilla, que lo convierte en un viaje perfecto en cualquier época del año.

 

La gastronomía de Riaza se basa en contundentes guisos con la carne de cordero como protagonista. Mención aparte merecen los asados de lechazo y cabrito. Las sopas de ajo, el chorizo y el lomo de la olla, los torreznos, la ternera, las setas son otras opciones perfectas y, para rematar, además de un vino con Denominación de Origen, un buen postre como el ponche segoviano o los amarguillos de la zona.

 

 

Más información y fotografías: www.riaza.es  

detalle_imagen_galeria_tds