¡Al rico helado artesano!

De viaje por nuestros parajes de Castilla y León nos sorprende en ruta la fabulosa heladería ambulante de Fede Cuesta,  heladero artesano de tradición,  auténtico entusiasta de su profesión y  sus clientes, con sello de Tierra de Sabor.

 

Lejos de los toppings y decoraciones de colores extravagantes, llega la delicadeza y el delicioso sabor de sus  creaciones, helados totalmente naturales.

 

Helados Cuesta, es una de esas empresas artesanas, que al encontrarlo nos hacen esbozar una sonrisa, por su calidad, atención,  cariño y esmero con el que llevan la ilusión cada verano a rincones afortunados de Palencia, Burgos y León entre otros, ansiando ese momento de verdadero y refrescante placer.

 

¿Cómo nació este proyecto? ¿De dónde viene tu pasión por el helado?

 

El helado es mi profesión, es mi vida, siempre me he dedicado a este sector. Desde que decidí emprender de forma autónoma tuve claro que quería ofrecer un producto diferenciado y  producir de forma artesanal.

 

Las heladerías ambulantes nos permiten llevar nuestro producto a un mayor número de consumidores, la zona que trabajamos es muy dispersa y encontramos en este medio la mejor forma de distribución, luchamos porque este medio se asocie a la calidad, que las “furgonetas de los helados” sean de buenos helados.

 

¿Qué es un helado artesano? ¿Qué es lo más importante para ti en el helado?

 

CALIDAD, CALIDAD, CALIDAD, en la forma de hacer y en la materia prima. No utilizo ingredientes artificiales, consumo productos de la zona y del comercio más cercano, siempre fresco, a base de leche, no de sueros. En mi caso consumo Leche Gaza.

 

Es muy importante que no perdamos nuestra “forma de hacer” por conseguir un coste menor o por incremento de la producción. Mi prioridad no es crecer si ello conlleva perder mi condición artesanal, mi  apuesta es por mejorar continuamente.

 

Afortunadamente mis consumidores, valoran mucho el producto, independientemente del coste, saben que es de calidad diferenciada, hay conciencia del valor del buen producto.

 

Es importante que a la gente le llega nuestro sabor. ¡Qué bueno lo haces! me dicen siempre, el secreto es el buen hacer, la experiencia y la calidad.

 

¿Cuáles son los helados más demandados?

 

El helado de avellana, todos los que prueban se sorprenden por su intenso sabor,  el clásico de chocolate, o de nata con nueces caramelizada es una delicia.

 

Actualmente también los productos aptos para personas con alergias e intolerancias alimentarias, sin lactosa y sin gluten.

 

Una recomendación que hago siempre es no mezclar sabores, el buen helado debe saborearse solo de un sabor.

 

¿Dónde podemos encontrar vuestros helados?

 

En ferias, en las rutas estivales por la zona norte de Castilla y León, embalse de Ruesga, también en el Gastrobar Tierra de Sabor – Club Selección de Palencia. Durante el invierno en mi obrador de Velillas del Duque en Palencia.

 

El helado no debería consumirse solo en verano, en otros países está más arraigado su consumo, me gustaría que adquiriéramos este hábito aquí.

 

En los pueblos más pequeños es todo un placer ir,  satisface enormemente el valor que dan a nuestro producto, cuando saben el día que vamos, ¡quedan todos para ir a comprar nuestros helados!.

detalle_imagen_galeria_tds