Trucos para cocinar unas patatas fritas perfectas

Las patatas son un imprescindible de nuestra dieta. En guisos, al horno o, como en el que caso que nos ocupa hoy, fritas. Pues sí, te vamos a hablar de esta forma de cocinar las patatas ya que todos los 20 de agosto se celebra Día Internacional de las Patatas Fritas, uno de los acompañamientos más recurrentes en la mayoría de nuestros platos.

 

Las fuentes consultadas coinciden en que la patata es originaria de la cordillera andina (Perú, Chile, Colombia y Ecuador) y se convirtieron en un alimento básico en nuestros hogares que gustan tanto a grandes como a pequeños. Castilla y León, es la comunidad con mayor extensión productora de patatas  con una calidad diferenciada ¡Conoce bien a las mejores patatas!

 

Respecto al origen del uso de las patatas fritas (en su versión formato de bastones) el origen no está 100% claro: Francia y Bélgica se disputan la invención del plato. En su elaboración, cada uno de los países tiene su modus operandi: los franceses las preparan solo en aceite y los belgas lo realizan en dos etapas: en aceite y con grasa.

 

Sea cual sea el origen, lo que está claro es que ya sean solas o como acompañamiento, nadie puede resistirse a su sabor ¿Quién no ha robado una patata frita del vecino alguna vez? Todos, está claro. Ahora bien, ¿Quieres conocer los trucos para unas patatas fritas crujientes?

 

 

Tips para conseguir unas patatas fritas perfectas:

 

1 - La elección del tipo de patata

¡Muy importante! Una buena elección de la variedad de patata elegida marcará la diferencia en el resultado final.  Las patatas se pueden clasificar en función de su época de recolección (nuevas o tempranas, semitardías o de estación, y viejas o tardías). Las variedades más comunes son la Monalisa, Kennebec, Spunta o Agria. Teniendo esto en cuenta, la variedad a elegir dependerá de tus gustos. Nuestra recomendación: elige patatas con pocos azúcares y compactas, como las variedades Agria o Monalisa, y cuanto más nuevas, mejor.

 

2 - El corte

En este punto la imaginación al poder: redondas, cuadradas, alargadas, finas, gruesas, en gajos… Las posibilidades son muchas y dependerán de tus gustos. Eso sí, cuanto más finas sean, menor tiempo de fritura necesitarán. Para que todas las patatas se hagan de forma homogénea es muy importante que el grosor de todas sea similar.

 

 

3 - Quita el almidón

Ya tenemos cortadas nuestras patatas (en la forma que más te guste). El siguiente paso es remojarlas para que liberen el almidón que contienen. Con esto conseguirás que no se te peguen a la sartén y el resultado final sea mucho más crujiente, te lo aseguramos. ¡Pero ojo! Antes de freírlas sécalas muy bien para que el aceite no te salte. Ya sabes que agua y aceite no son muy buenos amigos.

 

 

4 - ¡A freír las patatas!

Para asegurar que tus patatas tengan el toque que buscas: crujientes por fuera y blanditas por dentro, tienes que freírlas en dos tiempos ¡ese es el secreto!

Una vez que elijas un buen aceite, primero tienes que freír las patatas a fuego medio para que se confiten y hagan por dentro, después, toca el turno de freírlas a fuego fuerte de manera que queden bien crujientes…Se nos hace la boca agua.

 

 

5 - Elimina el exceso de aceite

¡Último paso antes de comérnoslas! Cuando las tengas fritas, retíralas en un recipiente con un poco de papel absorbente para quitar el exceso de aceite. Por cierto, las puedes comer solas o aliñarlas con especias o con alguna salsa casera (esto último al gusto). Si las quieres tomar solas, sal “al gusto” y… ¡a disfrutar!

 

 

Ahora que ya conoces los 5 trucos para conseguir las patatas perfectas solo queda que te pongas manos a la obra en la cocina. Y si necesitas algún complemento más para acompañarlas no tienes nada más que hacer clic en el Market Tierra de Sabor, abierto las 24 horas al día, para encontrar productos de la máxima calidad, con envíos gratis directamente desde el productor hasta tu mesa.

detalle_imagen_galeria_tds